Ambiente y otras yerbas: UNICAM MOCASE

Podscast de bloques especiales 24 de abril de 2023 Por Leonardo Altamirano
En la columna de Ambiente y otras yerbas de esta semana, como ya lo anticipamos, vamos a seguir introduciéndonos en las distintas actividades que desarrolla el MOCASE (Movimiento Campesino de Santiago del Estero).
318903709_526030832883711_8449002739844014483_n

En esta oportunidad vamos a conocer la experiencia de la UNICAM (Universidad Campesina). Las dificultades históricas de jóvenes rurales en el acceso a la educación superior obligó al Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) a crear su propia casa de altos estudios bajo la perspectiva del "Buen vivir", el paradigma de los pueblos indígenas. 

La UNICAM es para los jóvenes que viven en parajes alejados y que necesitan formarse. "Quisimos establecer y consolidar un instrumento universitario con enfoque y metodología indoamericana", explicó en declaraciones a Télam Ángel Strappazzón, referente del movimiento campesino a nivel nacional e internacional y responsable a cargo del proyecto. "Tenemos objetivos estratégicos y específicos. Lo más importante es que jóvenes que no tenían acceso a la universidad, aún a la pública, porque tenían que trabajar ahora pueden hacerlo" expresó. 

Agregó también que la propuesta de la UNICAM, por la que ya pasaron unos cinco mil estudiantes de varias provincias y de organizaciones campesinas de otros países con los que hay convenios, es "dotar a los alumnos de las herramientas científicas para desarrollar la producción agroecológica. Es lo que hacen desde siempre las comunidades así que se aprovecha todo lo que los alumnos ya saben en una relación de ida y vuelta". 

Uno de los principales problemas que enfrentan es la falta de infraestructura. "Necesitamos más aulas y más dormis" señaló Strappazzón a Télam al destacar que el plan de la UNICAM es "tener capacidad para 500 jóvenes viviendo y durmiendo en lo que se llama la semana de 9 días de alternancia". 

Entre las experiencias de estudiantes y profesores de la UNICAM estuvo la construcción edilicia de la sede en Ojo de Agua que se hizo desde la bioconstrucción. Usaros botellas, vidrios reciclados, elegieron tierra de descarte, arcillosa, guano, cardón, cemento y piedra. 

Desde que empezaron en el 2011 por la Universidad pasaron miles de jóvenes que se recibieron de técnicos agroecólogos con título provincial, pero ya cuentan con convenios con las universidades de Avellaneda y de Santiago del Estero para certificar los títulos. Además, también tienen convenios con unas 20 casas de altos estudios nacionales y de otros países como Brasil, España, Bélgica, Holanda, Italia y Uruguay. 

Aunque se centran en escuelas de ingeniería rural y carreras que sirvan para el desarrollo del trabajo en el campo, también forman psicólogos sociales y comunicadores populares que apunta a trabajar las problemáticas de los movimientos sociales, urbanos o rurales. 

La filosofía que inspira al MOCASE, fundado en Quimilí -Santiago del Estero- en agosto de 1990, 20 años después dio vida a la UNICAM. Se trata del pensamiento del Buen Vivir, que se encamina a profundizar lo comunitario, la relación entre lo urbano y lo rural. Evitar grandes metrópolis, estar estrecha y profundizar los vínculos con la Pachamama.

Los audios son de FM del Monte de Sacha Manta, a la que dedicaremos una columna enfocándonos en la comunicación del MOCASE.

Te puede interesar